Verbos en alemán

El verbo es una palabra que se utiliza en el discurso principal para expresar una opinión o acción. El verbo puede estar en el infinitivo. Cuando se conjuga, lo más frecuente es que la terminación final esté unida al radical. El radical es la raíz del verbo, una parte que no cambia.

En alemán, los verbos pueden ser transitivos o intransitivos. La distinción es la misma que en español, es decir, los verbos transitivos pueden ir seguidos de un complemento de objeto directo mientras que los verbos intransitivos no pueden.

Como en español, algunos verbos son reflexivos. Se acompañan de un pronombre reflexivo que representa a la misma persona que el sujeto, por ejemplo :

setzen : Ich setze mich (Me siento)

Finalmente algunos verbos son impersonales. Se conjugan sólo en la tercera persona del singular. El mejor ejemplo es como en español, el verbo regnen (llover) que da el tiempo presente:

regnen : Es regnet (Está lloviendo)

Tres categorías de verbos en alemán

En alemán podemos distinguir 3 categorías diferentes de verbos: verbos débiles (o regulares), verbos fuertes (o irregulares) y verbos mixtos que comparten características de las dos primeras categorías.

Los verbos débiles no son un problema una vez que conoces las terminaciones. Los verbos fuertes tienen que ser memorizados para conocer las irregularidades.